Posicionamiento de la AMP sobre la Espiritualidad y religiosidad en psiquiatría*

Dr. Alexander Moreira-Almeida 

Médico Psiquiatra, Profesor Asociado de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Federal de Juiz de Fora - UFJF (Rio de Janeiro - Brasil). Coordinador del PTA (Programa de Trastornos Ansiosos) del Hospital Universitario  de la UFJF. Director del NUPES - Núcleo de Investigación en Espiritualidad y Salud de la UFJF. Coordinador de las Sesiones de Espiritualidad y Psiquiatría de la Asociación Mundial de Psiquiatría y de la Asociación Brasileña de Psiquiatría.



La Asociación Mundial de Psiquiatría (World Psychiatric Association - WPA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) trabajan arduamente para garantizar que la promoción y los cuidados en salud mental estén basados científicamente y al mismo tiempo, sean compasivos y con sensibilidad cultural1y2. En las últimas décadas, ha habido una creciente concienciación de la academia y de la población en general sobre la relevancia de la religión y de la espiritualidad en las cuestiones de salud. Las revisiones sistemáticas de la literatura científica han identificado más de 3.000 estudios empíricos investigando las relaciones entre religión/espiritualidad (R/E) y salud3y4.

En el campo de los trastornos mentales, se demostró que R/E tiene implicaciones significativas en la prevalencia (especialmente en trastornos depresivos y por el uso de sustancias), diagnóstico (ej.: diferenciación entre experiencias espirituales y trastornos mentales), tratamiento (ej.: comportamiento de búsqueda de tratamiento, adherencia, mindfulness, terapias complementarias), resultados clínicos (ej.: mejora clínica, suicidio) y prevención, así como la calidad de vida y el bienestar3y4. La OMS ya incluyó R/E como una dimensión de la calidad de vida5. Aunque haya evidencias que demuestren que R/E están generalmente asociadas a mejores resultados de salud, éstas también pueden causar daños (como rechazo del tratamiento, intolerancia, coping religioso negativo, etc.). Las investigaciones mostraron que los valores, creencias y prácticas relativas a R/E se mantienen relevantes para la mayor parte de la población mundial y que a los pacientes les gustaría que sus cuestiones sobre R/E fueran abordadas en los cuidados en salud6y8.

Los psiquiatras deben llevar en cuenta todos los factores que afectan a la salud mental. Las evidencias muestran que R/E deben ser incluidas entre éstos, independientemente de la orientación espiritual, religiosa o filosófica de los psiquiatras. Sin embargo, pocas institutos médicos o currículums de especialidad aportan algún tipo de entrenamiento formal para que los psiquiatras aprendan sobre la evidencia disponible o cómo abordar adecuadamente la R/E, tanto en la investigación como en la práctica clínica7y9.

Para cubrir esta laguna, la WPA y otras varias asociaciones nacionales de psiquiatría (como las de Brasil, India, África del Sur, Reino Unido y USA) crearon secciones en R/E. La WPA incluyó R/E como parte del currículum básico de entrenamiento en psiquiatría10.

Ambos términos, religión y espiritualidad, carecen de una definición universalmente aceptada. Las definiciones de espiritualidad generalmente se refieren a una dimensión de la experiencia humana relacionada con lo trascendente, lo sagrado o la última realidad. La espiritualidad está íntimamente relacionada con los valores, el significado y el propósito de vida. Puede desarrollarse individualmente o en comunidades y tradiciones. La religión a menudo es vista como el aspecto institucional de la espiritualidad, generalmente.

Independientemente de las definiciones necesarias, R/E lidian con creencias fundamentales, valores y experiencias de los seres humanos. Por tanto, la consideración de su relevancia en los orígenes, la comprensión y el tratamiento de los trastornos psiquiátricos, así como la actitud del paciente frente a la dolencia, debería estar situada en el centro de la psiquiatría académica y clínica. Las consideraciones espirituales y religiosas también tienen implicaciones éticas significativas en la práctica clínica de la psiquiatría11. En particular, la WPA propone que:

  • Una consideración cuidadosa de las creencias y prácticas religiosas de los pacientes, así como de su espiritualidad, debería realizarse rutinariamente, siendo a veces, un componente esencial de recopilación del historial psiquiátrico.
  • La comprensión de la R/E y su relación con el diagnóstico, etiología y tratamiento de trastornos psiquiátricos deben ser considerados como componentes esenciales tanto de la formación psiquiátrica como del continuo desarrollo profesional.
  • Hay una necesidad de más investigaciones sobre R/E en psiquiatría, especialmente sobre sus aplicaciones clínicas. Estos estudios deben abarcar una amplia diversidad de contextos culturales y geográficos.
  • El abordaje de R/E debe estar centrado en la persona. Los psiquiatras no deben usar su posición profesional para hacer proselitismo de las visiones del mundo secular o espiritual. Siempre deben respetar y ser sensibles a las creencias y prácticas espirituales/religiosas de sus pacientes, así como de las familias y cuidadores de sus pacientes.
  • Los psiquiatras, sean cuales sean sus creencias personales, deben estar dispuestos a trabajar con líderes/miembros de comunidades religiosas, capellanes y agentes pastorales, así como otros miembros de la comunidad, en apoyo al bienestar de sus pacientes, incentivando a sus colegas multidisciplinarios a realizar lo mismo.
  • Los psiquiatras deben demostrar conciencia, respeto y sensibilidad con respecto al papel que la R/E puede desempeñar, para muchos funcionarios y voluntarios, en la formación de una vocación para trabajar en el campo de los cuidados en salud mental.
  • Los psiquiatras deben estar conscientes del potencial tanto benéfico como perjudicial de las prácticas y visiones del mundo religioso, espiritual y secular y deben estar dispuestos a compartir estas informaciones de forma crítica e imparcial con la comunidad en general, en apoyo de la promoción de la salud y el bienestar.

(*) Este posicionamiento fue propuesto por la Sección de Religión, Espiritualidad y Psiquiatría de la World Psychiatric Association (WPA) y aprobado por el comité ejecutivo de la WPA en septiembre de 2015. El texto fue originalmente publicado en inglés en la revista World Psychiatry. A continuación, la referencia original: Moreira-Almeida A, Sharma A, Van Rensburg BJ. Verhagen PJ, Cook CC. Posición de la WPA sobre espiritualidad y religión en psiquiatría. World Psychiatry. 2016;15:87-8. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/wps.20304 https://dx.doi.org/10.25118/2236-918X-8-2-1


Agradecimientos:

Los autores agradecen a todos los que contribuyeron durante el proceso de elaboración de este posicionamiento, en especial a D. Bhugra, R. Cloninger, J. Cox, V. De Marins, J.J. López Ibor (in memoriam), D. Moussaoui, N. Nagy, A. Powell, H.M. van Praag y M.F. Pérez.

Este posicionamiento utilizó partes del texto de recomendaciones ya publicado en el posicionamiento de la Royal College de Psiquiatría11.

La versión en portugués fue traducida por Mario F. Pérez y revisada por Alexander Moreira-Almeida y su publicación fue autorizada por la revista World Psychiatry.

Los autores informan no tener conflictos de intereses asociados a la publicación de este artículo. Las fuentes de financiación son inexistentes.


Correspondencia:

Alexander Moreira-Almeida, Facultad de Medicina, Universidad Federal de Juiz de Fora (UFJF), Av. Eugênio do Nascimento, s/nº, Dom Bosco, CEP 36038-330. Juiz de Fora, MG. Tel.:: (32) 2102-3829. E-mail: alex.am@medicina.ufjf.br


Referencias:

1. Bhugra D. The WPA action plan 2014-2017. World Psychiatry. 2014;13:328.

2. Saxena S, Funk M, Chisholm D. WHO's mental health action plan 2013-2020: what can psychiatrists do to facilitate its implementation? World Psychiatry. 2014;13:107-9.

3. Koenig H, King D, Carson VB. Handbook of religion and health. 2nd edition. New York:

Oxford University; 2012.

4. Koenig HG, McCullough ME, Larson DB. Handbook of religion and health. New York: Oxford University; 2001.

5. WHOQOL SRPB Group. A cross-cultural study of spirituality, religion, and personal

beliefs as components of quality of life. Soc Sci Med. 2006;62:486-97.

6. Pargament KI, Lomax JW. Understanding and addressing religion among people with mental illness. World Psychiatry. 2013;12:26-32.

7. Moreira-Almeida A, Koenig HG, Lucchetti G. Clinical implications of spirituality to

mental health: review of evidence and practical guidelines. Rev Bras Psiquiatr. 2014;36:176-82.

8. Verhagen PJ, Van Praag HM, Lopez-Ibor JJ, Cox J, Moussaoui D. Religion and psychiatry: beyond boundaries. Chichester: John Wiley & Sons; 2010.

9. Cloninger CR. What makes people healthy, happy, and fulfilled in the face of current world problems? Mens Sana Monogr. 2013;11:16-24.

10. World Psychiatric Association. Institutional program on the core training curriculum for psychiatry [Internet]. Aug 2002; Yokohama, Japan. www.wpanet.org/uploads/Education/Educational_Programs/Core_Curriculum/corecurriculum-psych-ENG.pdf

11. Cook CCH. Recommendations for psychiatrists on spirituality and religión [Internet]. Position Statement PS03/2011. London: Royal College of Psychiatrists, 2011. www.rcpsych.ac.uk/pdf/PS03_2013.pdf